Posts Tagged ‘Manolo García’

Manolo García y su banda inauguraron anoche el Luna Lunera 2009

julio 30, 2009
th_389

Manolo García y su banda inauguraron anoche el Luna Lunera 2009

Manolo García comienza su concierto con la primera canción que escribió en su vida, ‘Navaja de papel’ si no recuerdo mal, no sé si lo hace en todas sus actuaciones, pero me parece un buen detalle para un sitio como este. A partir de ahí el concierto va ganando en fuerza hasta desbordarse, como suele pasar en casi todas las noches en la Lonja. Pese a que traía preparado un concierto tranquilo el intercambio de energía con el público es lo que lleva el ritmo, por momentos Manolo tiene que pedir calma porque ve peligrar la estructura, pero ahí se equivoca, si aguantó la que se lió con Barricada, lo de ayer de no fue nada. Más mediterraneo que los olivos, el artista catalán va desgranando temas de todas sus épocas, con momentos para el flamenco y los sonidos árabes, para el rock limpio marca de la casa y también algún que otro tema de rock más enérgico donde su guitarrista deja la Telecaster para enfundarse una Les Paul más gruesa en sonido. El concierto se alargo más allá de las dos horas, y como siempre banda y público nos fuimos con una sonrisa en la cara.

Anuncios

Manolo García y Bunbury abren Luna Lunera con todas las localidades vendidas

julio 30, 2009

comienzofestival

La 2 emite el próximo sábado el concierto de Lucinda Williams en el Principal de Zaragoza, prólogo del festival

La novena edición del Festival Luna Lunera, abrió sus puertas en Sos del Rey Católico ayer, 29 de julio, prolongándose hasta el 15 de agosto, tras el magnífico concierto previo que ofreció Lucinda Williams en el Teatro Principal de Zaragoza. Una actuación enmarcada dentro de la colaboración del propio festival y el ayuntamiento sosiense por la candidatura zaragozana a la capitalidad cultural europea en 2016, a partir de la figura de Fernando el Católico, monarca que nació en dicha localidad de las Cinco Villas y que murió precisamente en 1516.

Es una prueba más de la colaboración institucional de Luna Lunera, que ha permitido estabilizar el festival y cerrar su programación con meses de antelación, con lo que desde hace meses varios conciertos presentan llenos absolutos “Bunbury y Manolo García, con las entradas vendidas el primer día” y muy pocas localidades todavía a la venta para poder disfrutar de Chambao, Serrat, Vetusta Morla, Marah o Macaco.

Otra de las claves de Luna Lunera es su organización, a partir de medios locales, las brigadas de la mancomunidad, y el voluntariado cultural, combinado con empresas especializadas en la producción técnica de televisión “es el único festival de España que está grabando sus conciertos en alta definición”, ofreciendo una altísima calidad y permitiendo que los gastos de estructura y organizativos sean mínimos “más reducidos ahora que en las primeras ediciones”, lo que permite concentrar el grueso del presupuesto en la contratación de artistas, algo clave para el sostenimiento del evento a largo plazo.

Y en el aspecto de la comunicación, hay que destacar el papel de la página web del festival “http://www.lunalunerafestival.com/”, calificada por diversos medios como la mejor web de festivales de España, todo un ejemplo de web 2.0 con amplia presencia en redes sociales, gestionada por una empresa local y un centro especial de empleo con disminuidos físicos, que durante todo el año ya es un vehículo de comunicación diario, con más de 4000 seguidores fieles que componen su mailing list, y que reciben información puntual y diaria así como ofertas para revalorizar las entradas adquiridas

Luna Lunera en televisión

Precisamente, el concierto de Lucinda Williams será retransmitido por La 2 de TVE el próximo sábado, día 1, a partir de las 22.30 horas, una franja reservada a la emisión de grandes conciertos, como los de Leonard Cohen o Bruce Springsteen, en el Festival de Glastonbury.

Se trata del primer concierto grabado en alta definición para TVE y explicita la voluntad de Luna Lunera de ampliar la magia de su festival a cientos de miles de espectadores.

De hecho, se ha llegado a un acuerdo con Macaco y Chambao, para grabar en alta definición ambos conciertos, de cara a su emisión en TVE.

Va cumpliendo así Luna Lunera, en su novena edición, su voluntad de convertirse en un festival de referencia en Aragón, exportando la imagen de nuestra tierra, y en concreto Sos del Rey Católico, a todos los ámbitos.

Sin localidades para Manolo García y Bunbury

Como era previsible, las entradas para los conciertos de Manolo García, que abrió el festival ayer miércoles, 29, y de Bunbury, hoy jueves, se agotaron con celeridad. El reducido aforo, en el marco de la lonja medieval de Sos del rey Católico, con apenas 450 butacas al aire libre crea un clima especial, una complicidad entre público y artista “que casi se pueden tocar”que convierte cada concierto en una experiencia irrepetible, especialmente en el caso de artistas acostumbrados a actuar ante grandes multitudes.

García presenta en esta gira su último disco Saldremos a la lluvia, editado en 2008, en el que Manolo García hace un especial énfasis en la ecología. Cuenta con la colaboración de músicos de Ojos de Brujo, y las mezclas son de Neil Dorfsman, ingeniero de sonido que ha trabajado con Eric Clapton, Mark Knopfler u Oasis. Es un álbum menos eléctrico y más sereno que otros trabajos habituales del artista catalán en el que destacan baladas como Los cítricos amantes, temas rockeros como Provincia de Río Negro y, sobre todo, composiciones en medio-tiempo como Saldremos a la lluvia, Tu pequeña tienda o el primer sencillo del álbum No estés triste. Es el cuarto trabajo del cantante tras la disolución de El último de la fila, en 1998, Arena en los bolsillos, grabado en Londres; Nunca el tiempo es perdido, Para que no se duerman mis sentidos y este, Saldremos a la lluvia, que ha permanecido varias semanas en el nº 1 de la lista de los álbumes más vendidos en España.

Respecto al zaragozano Bunbury, ofrecerá, bien que adaptado al singular espacio de la lonja medieval, una nueva actuación dentro de su gira Hellville de Luxe. Música de rock en el sentido más clásico del término, donde las guitarras adquieren un protagonismo muy especial y en el que los estilos se entrecruzan, pero siempre mirando a las raíces de rock. Una nueva etapa, en la que le acompaña, por supuesto, Phil Manzanera, y que comienza con la significativa frase «Al final, para un hombre de mundo, es muy exótico volver a casa».

Todavía con alguna localidad a la venta, Joan Manuel Serrat ofrecerá en Luna Lunera un concierto intimista, como adelanta el nombre de la gira Serrat 100×100, que comenzó el año pasado. Aunque acaba de grabar un nuevo disco en homenaje a Miguel Hernández, con motivo del centenario de su nacimiento en 2010, no verá la luz hasta noviembre.

Llegan los conciertos dobles

Otro de los hechos diferenciales del festival Luna Lunera, además del entorno o la fidelidad de muchos artistas, son sus dobles conciertos, donde no existe la figura del telonero, sino la colaboración y unión de dos actuaciones con algún hilo conductor. El primero de esta edición será el que aúna a Russian Red con la británica Lucie Silvas.

Lourdes Hernández es el nombre que se oculta tras el nombre Russian Red, un color de pintalabios de la marca Mac. Una madrileña de veintidós años que representa a una nueva generación de músicos, que ponen música a sus propias letras. En 2006 se decide a tocar en bares de su ciudad “Madrid” y es en Tres Tristes Trastes donde una nueva Lourdes canta un primer set de canciones bajo un nuevo pseudónimo. Aquel día nació Russian Red, que se ha convertido en todo un fenómeno musical.

Por su parte, Lucie Silvas ya consiguió en 2005 disco de platino en varios países de Europa gracias a su álbum Breathe In. Desde entonces, no ha parado de trabajar: giras por Europa, éxito comercial en todo el mundo y de varios números uno en España, Alemania, Holanda y Francia. Y en 2009 Lucie Silvas regresa con un nuevo trabajo, producido por Danton Supple, The Same Side.

Y se puede comprobar que la artista ha cambiado como compositora, como artista y como persona. Su poderosa voz es más fuerte, pero también más controlada. Su forma de componer es solvente y sabia, pero sin pretensiones. «Yo sabía lo que quería con este disco. Sólo quería cantar mis canciones, tocar mi piano y conseguir un sonido que fuera auténtico; sin programaciones ni sonidos artificiales del momento», dice Lucie. Con el nuevo álbum, la prueba de la madurez es innegable. No es como nada de lo que había en Breathe In. Este disco es una pausa en su vida; es casi como si se hubiera parado y estuviera reflejando lo que la rodea, y todo ello se refleja en su forma de cantar, más relajada. Canciones como Place To Hide y Trying Not To Lose son más suaves vocalmente, ya que probablemente no siente la necesidad de demostrar la gama de su voz.

El Off festival

Finalmente, Luna Lunera, aprovechando la propia infraestructura del festival, ofrece un Off Luna Lunera, centrado en la oferta cultural aragonesa, que complementa la oferta musical con teatro, exposiciones y más música, con actuaciones los martes, miércoles y domingos, por tan sólo dos euros de entrada.

Manolo García: «No estoy en la música por vanidad ni dinero»

mayo 28, 2009

Manolo Garcia

Figura del pop español en los últimos lustros que llega a Oviedo la próxima semana con su gira de teatros, reflexiona sobre su carrera y evoca momentos de su vida, como su mili en Gijón

Dice Manolo García que es músico de tener cerca al público: «Empecé en bares de copas, haciendo versiones. A la distancia corta le tengo apego; y me gusta. El pop y el rock suenan más en su energía. En un sitio grande es más lúdico, más de saltos. En lo grande gana el espectáculo y pierde la música».

 

El nuevo concepto con el que viaja Manolo García incluye algún elemento diferente en su show, una distinción que se marca en el apartado coreográfico merced a una bailarina que interviene en escena: «No es una bailarina al uso. También canta. Tiene mucha energía. Ya trabajó en un vídeo y le da un punto especial a ciertas canciones», cuenta el cantante catalán, que añade: «Tiene una forma muy singular de moverse. Lo que se pretende es que el que va al concierto tenga diversas formas de evaluar. No sólo la música, sino también con lo visual». Y ese momento de evaluar y poner nota (aunque Manolo García siempre parte con notable alto) lo tendrán sus seguidores los días 29 y 30 de mayo.

 

Manolo García estará en el teatro Campoamor de Oviedo. Agotó las entradas del primer concierto en pocas horas y del segundo sólo queda un puñado. El cantante habló con LA NUEVA ESPAÑA. Hace un resumen de su historia en la música, evoca su mili en Gijón, a su colega cuartelero, Pablo, del grupo «Alcotán», y las copas que se tomaba en Sama y La Felguera aprovechando algún permiso. «Mis paisanos se iban para Barcelona; yo me quedaba a disfrutar», cuenta el ex de «El último de la fila».

 

El intérprete ha sido uno de los dueños de la escena en los últimos lustros gracias a un abultado repertorio, y lleno de éxitos: «Son unas 200 canciones en las que yo he metido mano y les tengo cariño a todas. Las que no florecieron en su día no pasan a los conciertos y eso me facilita la criba. Y sí que es cierto que hay a algunas a las que estás más apegado», matiza, para descifrar el contenido de la segunda parte de la gira «Saldremos a la lluvia».

 

No es amigo el músico barcelonés de nostalgias o revisiones del pasado: «No tengo ese tipo de posición en la vida, de añoranza, de pensar lo que estuvo muy bien. “Lo importante es la salud”, decía mi abuelo. De todo aprendí y de todo tengo buen recuerdo, porque el cerebro se encarga de eliminar lo negativo. Me parece genial lo de ahora. En lo musical sería terrible tener que tocar lo de antes y con las poses de antes. No sería sincero. En su día lo fue; pero si tienes que repetir sería una obra patética». Y con ese modo suyo de vivir presente y futuro se explica cómo nació Manolo García, ya sin «Los Rápidos», «Los Burros» y, sobre todo, sin «El Último de la Fila»: «La verdad es que creí que el equipo que formábamos Quimi y yo iba a durar siempre, pero nunca tuve la necesidad de tener un foco y un brillo propio. Yo sigo trabajando en equipo y hay personas de las que acepto una opinión musical. Creo en el equipo. Con “El Último” estaba contento, pero en un par de años se ciñó una nube normal; durante un tiempo se puso la cosa lluviosa y dijimos: quizá ya hicimos todo lo que teníamos que hacer. No planeé nada, y al año, más o menos, compre una Fender y empecé a componer. Y en tres o cuatro meses tenía “Arena en los bolsillos”».

 

Manolo García prosigue en esta reflexión: «No estoy en esto por vanidad, ni dinero. De joven me tiraba esto. De niño compraba singles, era una obsesión. Jamás pensé que iba a ser profesional». Esta parte de la conversación lleva al músico a contar algún detalle biográfico: «En la mili, que la hice en Gijón, en Simancas, seguía con mi obsesión por la música. Conocí allí a Pablo, que tocaba muy bien y formaba en el grupo “Alcotán”». Hace parada en esta parte de su vida: «Yo descubrí la sopa de ajo cuando hice la mili, los tres meses primeros, en León, con 19 años. Cuando crucé Pajares flipé con el paisaje, con les vaques» (lo dice en asturiano). «En el cuartel de Gijón ya escribía mis letras. De hecho, llegué a Asturias con notas y grababa en una vieja Fostex de cuatro pistas. Yo tocaba entonces en orquestas en Cataluña y Aragón. Y, ya ves, luego con “El Último” logramos cotas muy afables». Manolo García tiene varios momentos de su vida para guardar, sin distinción entre su mundo en solitario o con las bandas en las que formó.